martes, 20 de septiembre de 2016

Munus Legitimum en Valladolid

¡Saludos!

El pasado sábado 17 de septiembre, nos reunimos con cuatro veteranos jugadores de A. C. Reika, participantes de las Ludi Pucelae desde 2011. Queríamos probar por última vez el escenario MUNUS LEGITIMUM (que incluimos en la Ultima Test), ya que será la partida de ejemplo que publiquemos antes de la campaña de Kickstarter.

El munus legitimum fue instaurado por el emperador Augusto, y establecía el orden de las tres partes en que, por ley, debían constar todos los munera: venatio o cacería, ludi meridiani o ejecuciones de esclavos, y munus o combate de gladiadores.
De izquierda a derecha: Óscar Legio Playmobil con Scutarii (rojos); Leticia "Sora Kurai" Pugilem con Petauristae (naranjas); Jesús Tyro con Sine Scutum (azules); y José Daniel Dominus Regularum con Parmularii (verdes).
1ª Prueba: Venatio. Por la mañana, se celebra la cacería de fieras, que se alargará hasta el mediodía. Están tan hambrientas que se devoran unas a otras. El primer venator que se cobre una pieza recibirá una bolsa de monedas como premio a su habilidad.
En esta cacería, salen a la arena dos fieras pequeñas y un gladiador de cada equipo, y obtiene la victoria (1 palma) el jugador que venza al mayor número de bestias.

Al inicio de la partida, los verdes son maldecidos por Fames (El Hambre), y bendecidos por Ops (La Abundancia), y los azules le roban una (estupenda) carta de munera a los naranjas. En el sortitio, Óscar obtiene un "1" y no consigue sacar a su Samnis (en el futuro, Samnita). ¡Y sale, voluntariamente, un Laquearius de Nivel II!
Los azules de Jesús empiezan arrasando, obteniendo su primer Perro de Presa 5 Aciertos con sólo 3 Dados... aunque el segundo obtiene una Furia y se revuelve contra su compañero. Además, el Laquearius II azul gana la bolsa de monedas, de 500 sestercios, por abatir a una Fiera en primer lugar.
En el último turno, naranjas y azules van empatados en número de bajas (y el pobre y lento Samnis casi no llega al combate). El Lusitor juega sus cartas, e impide el paso al Laquearius, ganando el premio y una palma para los naranjas. ¡Victoria de Leticia!
2ª Prueba: Ludi Meridiani. Al mediodía, los condenados a morir en la arena se enfrentan a la espada (damnatio ad gladium) o las fieras (damnatio ad bestias).
En la preparación de la segunda prueba, los azules de Jesús deciden invertir todo su capital en mejorar a unos terribles Esclavos III... ¡convirtiéndoles en el equivalente a gladiadores de Nivel I! También los naranjas gastan una gran cantidad de sestercios, y mejoran a sus Esclavos II, y la batalla vuelve a girar en torno a naranjas y azules.
Las Fieras grandes se dan un festín con los condenados, y los Esclavos azules acaban con los supervivientes. Holgada victoria para Jesús, que recibe dos palmas y se pone en cabeza.
3ª Prueba: Munus. Por la tarde, con el anfiteatro abarrotado en la mejor hora (prime time), salen por fin a la arena las parejas de gladiadores.
Los azules, sin embargo, gastan una de sus dos palmas para conseguir 3.000 sestercios y mejorar a la Retiaria a Nivel III. Así que la última y definitiva prueba comienza con Leticia y Jesús con una palma... ¡y el premio son 3 palmas a repartir entre los dos gladiadores supervivientes de los dos duelos! La victoria está al alcance de cualquiera de los cuatro jugadores.
Gracias a un pequeño soborno de 200 sestercios, los verdes asignan las puertas: José Daniel elige la puerta I para su Thraex, y coloca al Lusitor naranjas de Leticia en la puerta III, como su rival. En las puertas II y IV luchan el Samnis y la Retiaria. Todos los gladiadores han sido entrenados hasta Nivel III... ¿decidirán los Dioses su suerte?
Los Dioses hablan, y un Daño de Marte del Samnis hiere de gravedad a la Retiaria. Se intercambian golpes, hasta que el Samnis empala sin piedad a la gladiadora... ¡que Regresa del Orco! Esa era la carta de munera que había robado Jesús a Leticia al inicio de los juegos. Gracias a ella, la Retiaria continúan en el combate, aunque sufre algún rasguño adicional y se queda a 2 Heridas de "volver al Orco".

Al otro lado de la arena, Thraex pide ayuda a Juno, pero su Contraataque es contenido por un Fatum naranja. La suerte está del lado de los verdes, ya que el Lusitor naranja pisa un fatal Cepo para Lobos (activado por Óscar) y, cuando juega una acrobática Huida, recibe su propia medicina con un Fatum verde.

En una implacable serie de golpes, el genial Thraex acaba con la vida del Lusitor naranja (¡arriba Parmularii!). El derrotado Acróbata, antes de caer desfallecido, implora la ayuda del Padre de los Dioses... ¡y un Rayo de Júpiter fulmina a la Retiaria! La prueba termina al caer un gladiador de cada pareja, y rojos y verdes (que no tenían palmas) reciben 1 palma y 1.500 sestercios cada uno.
Los jugadores, cada uno en posesión de una palma, recuentan sus sestercios cuidadosamente:
José Daniel (Parmularii): 8.600 sestercios
Jesús (Sine Scutum): 7.600 sestercios
Óscar (Scutarii): 7.200 sestercios
Leticia (Petauristae): 6.500 sestercios

¡Victoria de los verdes Parmularii de José Daniel! Una gran batalla, terriblemente reñida, y muy divertida, que deja a todos con ganas de revancha en un próximo encuentro. ¡Muchas gracias!